Si quieres compartir esta entrada...

Ya que andamos metidos en los días de Carnaval, si miramos hacia el cine veremos que la oferta de filmes más o menos ambientados en estas fiestas es amplia: de ‘La kermesse heroica‘ (1935), de Jacques Feyder, al famoso ‘Orfeo negro‘ (1959), de Marcel Camus. Partiendo de la obra del gran Vinicius de Moraes, con música de Antonio Carlos Jobim y Luiz Bonfá, se llevó el Oscar a la película extranjera.

Y también usan el tema en su argumento desde la cómica ‘Carnaval en el trópico’ (1942), de Cantinflas, hasta la intriga de ‘Domingo de Carnaval’ (1945), de Edgar Neville. Y de ‘Easy Rider‘ (1969), de Dennis Hopper, al ‘Martes de carnaval‘ (1991), de Fernando Bauluz y Pedro Carvajal, entre muchos otros filmes.

Roger Moore también pasó por un carnavalesco Nueva Orleans, en su primera aventura como 007, ‘Vive y deja morir’ (1973), pero de este actor os hablaré en la próxima entrada de este blog, ya que ahora estamos en Venecia. Por desgracia, no hay excesivos títulos rodados en la ciudad de los canales durante esa celebración, si bien los diferentes ‘Casanova’ se llevan la palma. Os lo explico abajo.

Hilda Bayley y Matheson Lang.

Empecemos por ‘Carnival‘ (1921), que puede considerarse la primera película rodada íntegramente en Venecia y ambientada parcialmente en los Carnavales. Es un filme mudo inglés, dirigido por Harley Knoles y protagonizado por Matheson Lang, Hilda Bayley e Ivor Novello. Durante una función del ‘Otelo’ de Shakespeare, un actor sospecha que su esposa tiene una aventura y planea asesinarla. Diez años más tarde se rodó un remake, pero ya no en la ciudad italiana.

En 1928 se estrenó ‘El carnaval de Venecia‘, película también muda, dirigida por Mario Almirante. Se trata de una historia romántica entre un joven norteamericano (Malcom Tod) y una jovencita (Maria Jacobini) que resultará ser hija de un duque veneciano, de apellido Morosin.

La familia Morosini (con i final) ha dado diversos dux y gobernantes a la República veneciana. Curiosamente, este noble fue interpretado por Bonaventura Ibáñez, que también participaría como aristócrata en ‘La edad de oro’ de Luis Buñuel. La periodista Carla Ibáñez realizó un teaser sobre el actor barcelonés, titulado ‘Buenaventura Ibáñez, un recuerdo sin voz’, como parte de su trabajo final de Grado en Comunicación Audiovisual, en la Universidad Nebrija de Madrid.

Cesco Baseggio y Toti Dal Monte, a la izquierda.

No fue hasta una década más tarde cuando se rodó ‘Il carnevale di Venezia‘ (1939), también en blanco y negro, pero ya como película sonora y perteneciente, además, al género de la comedia musical. Dirigida por Giuseppe Adami y Giacomo Gentilomo, con Cesco Baseggio y Toti Dal Monte, tenía una trama tópica: una antigua estrella de la ópera y un director de orquesta intentan convertir a su hija en una buena cantante, al tiempo que esta se enamora de un joven conde.

Pero si hay un personaje al que le van ni pintados los carnavales, ese es Casanova, como ya os expliqué en una entrada anterior: tanto el ‘Casanova’ de 1927, de Aleksandr Volkov, como el excesivo ‘Casanova’ de Federico Fellini de 1976 (este rodado en estudio, íntegramente, sin pisar la ciudad de los canales) y el ‘Casanova’ de Lasse Hallström, con Heath Ledger, de 2005, aprovechan los bailes de disfraces para sus tramas. Próximamente os contaré más cosas de este último filme, que de momento podéis leer en mi libro ‘Venecia de cine‘, y de otros ‘Casanova’ que he descubierto recientemente. ¡Hay un montón!